¿Sientes tu cabello feo y difícil de peinar? ¡Atención! puede estar dañado


Add this to your website

Las puntas partidas, la falta de brillo, la resequedad y el frizz, son algunos de los síntomas más notables del daño grave en el cabello.

¡No todo está perdido! Naturkeratin y Robledo 840 te traen tips para recuperar el cabello tras un daño grave.

  1. Daño Químico:

Ante un daño químico causado por tintes, decoloraciones o alisamientos se recomienda restaurar profundamente las hebras con tratamiento postquímico, especialmente en la semana siguiente del daño.

  • Usa productos para el cabello que se activan térmicamente ya que pueden ayudarte a reparar algo del daño.
  • Usa acondicionadores con ingredientes naturales
  • Utiliza productos de cuidado del cabello sin sal

2. Exposición excesiva al sol:

Las jornadas intensas de exposición directa al sol afecta la cutícula de forma similar a la decoloración, quitándole la capa protectora y de retención de humedad. Con ello, las proteínas del cabello, especialmente la queratina, se desintegran. El resultado: El cabello pierde la capacidad de retener también sus proteínas naturales y vitaminas, al no estar ya sellad

  • Para contrarrestar el daño, nada mejor que los tratamientos de rehidratación con keratina natural, ayuda a regenerar la hebra dañada y a darle más brillo a su cabello.
  • La repolarización nutre el cabello, restaura las puntas abiertas y crea una capa protectora contra el daño devolviéndole la suavidad y el brillo natural.

3. Daños por planchas, rizadores y secadores:

El cepillado y las ondas te hacen ver hermosa, pero el uso frecuente de planchas, rizadores y secadores para conseguir el peina perfecto terminan por resecar y quebrar el cabello, ocasiona frizz, cabello reseco y apariencia dañada.

Para repararlo, primero fíjate en el lavado:

  • Con la ayuda de una toalla de algodón retirar la humedad de pelo con un suave masaje y dejarlo secar al aire libre. Si el cabello es fino se debe de pasar con rapidez, mientras que sobre gruesos y rizados se hará más lentamente, pero sin detenerse, ya que puede romper el cemento intercelular de la fibra capilar.
  • Usa termoprotectores, las cremas para peinar y reparadoras tienen filtros que protegen de temperaturas altas de secadores y planchas
  • Antes de usar el secador, es imprescindible comprobar que la temperatura que se va a utilizar es la correcta, se evitan temperaturas mayores a 180°C.
  • Guarda una distancia de seguridad de treinta centímetros, nunca acercar la boca del secador a la fibra capilar, porque ésta puede romperse.
  • Usa cremas reparadoras que devuelvan las proteínas perdidas y el brillo al cabello. Generalmente las cremas reparadoras suelen usarse con el cabello húmedo, un gorro aislante y se dejan al menos 20 minutos para su absorción.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar